Ánodo de rayos X rotatorio

Ánodo de rayos X rotatorio

Cuando se genera un rayo X, el 99 % de la energía gastada se pierde como calor, el que debe ser disipado. El punto focal se distribuye a través del borde del ánodo como resultado de la rápida rotación. Al contrario que un ánodo puramente de metal, nuestro ánodo de grafito con una capa metálica unida por una ligera soldadura se caracteriza por una alta capacidad térmica, una conducción térmica y radiación excepcionales, una fuerza creciente a altas temperaturas y una masa giratoria considerablemente más pequeña.

Usted se beneficia de las siguientes ventajas:

  • Ánodo de grafito con fina capa metálica en vez de un ánodo puramente de metal
  • Alta capacidad térmica
  • Conducción térmica y radiación excepcionales
  • Fuerza creciente a altas temperaturas
  • Masa considerablemente más baja

Share this content: